Pide cita llamando al 659 047 708
Síguenos en Facebook

MARMATERAPIA

MARMATERAPIA

Diferencias entre:

  • Ansiedad
  • Angustia
  • Estrés

Se trata de una señal que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza

Ansiedad
La doctrina suele considerar que la ansiedad pertenece más al lenguaje científico porque puede ser medida y clasificada. Generalmente se la asimila al estrés, a la tensión, a sentirse nervioso. De hecho en la terminología médica es casi un sinónimo.
Sin embargo, realmente el estrés es una parte normal de la vida, de toda persona, que incluso en niveles bajos es hasta bueno, puesto que motiva y genera cierta productividad y ánimo en nosotros.
Así pues, analizando la definición exacta de ansiedad, vemos que es definida como una anticipación involuntaria de un daño o desgracia futuros, que se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. El objetivo del daño anticipado puede ser interno o externo.
Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza.
Así pues es una sensación o un estado emocional normal ante determinadas situaciones y constituye una respuesta habitual a diferentes situaciones cotidianas estresantes. Por lo tanto, cierto grado de ansiedad es incluso deseable para el manejo normal de las exigencias del día a día.
Únicamente cuando sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad adaptativa de la persona es cuando la ansiedad se convierte en patológica, provocando un malestar significativo, con síntomas físicos, psicológicos y conductuales, la mayoría de las veces muy inespecíficos.
Lo que sí resulta dañino y que afecta a la salud de las personas, es tener un exceso de estrés o tener una respuesta fuerte al mismo. Ya que de manera persistente e inexorable, es cuando puede producirse la ansiedad.
Desde esta perspectiva por tanto, la ansiedad se define como una respuesta, como una reacción defensiva, al peligro, incluso, porque la seguridad de uno mismo se ha visto comprometida, y las respuestas de ansiedad, pueden llegar a ser hasta una alerta.

De ahí, que se agrupen en tres sistemas de respuesta humana, las respuestas de la ansiedad:
– Como síntomas subjetivos, cognitivos o de pensamiento.
– Como síntomas motores observables.
– Como síntomas fisiológicos y corporales.
Los primeros pueden ser tales como la preocupación, la inseguridad, el miedo o
el temor, la aprensión, los pensamientos negativos, la dificultad para la concentración.
Los segundos, la hiperactividad o la paralización motora, las conductas de evitación, los tartamudeos, los movimientos torpes.
Los terceros, ya se centran en síntomas cardiovasculares (palpitaciones, pulso rápido, tensión arterial alta), respiratorios (sofocos, ahogos, respiración rápida), neuromusculares (temblor, hormigueo, tensión muscular, dolor de cabeza tensional).
Son entendidos como “mecanismos humanos para la huida o para la lucha”, lo único que el humano por su propia evolución, ya no tiene que enfrentarse a animales o a peligros para su supervivencia.

La angustia
La ansiedad es signo de malestar en la cultura pero es dudoso que se pueda situar como síntoma, inhibición o angustia.
Porque si relacionamos la ansiedad con la angustia, esta última pertenece a lo subjetivo, mientras que la primera pertenece al orden biológico.
La angustia media entre el goce y el deseo, la ansiedad por el contrario, no.
Así por tanto, la ansiedad es el miedo a lo desconocido y tiene un significado interno. Más que una reacción frente a un peligro real es el producto de un estado emocional.

Mientras que la angustia es la reacción de un individuo frente a una situación traumática, cuando no puede dominar las excitaciones de origen externo o interno. Es un estado de tensión acumulada y no descargada.

Esta técnica nos ayudará desde nuestros principales centros energéticos a desprogramar el “inconsciente genómico” heredado de nuestros ancestros.
Reconectando con nuestras emociones ocultas, nuestra propia historia personal, familiar y transgeneracional
Recuperando nuestra propia personalidad y liberandonos de las cargas y pautas de conducta que no son nuestras
Estas preguntas, pueden tener alguna respuesta, en el protocolo de Marmaterapia:
El inconsciente es el que organiza nuestra “respuesta biológica”
Mediante la desprogramación a traves de los chakras, podemos modificarla, esta puede constituir una enfermedad, en muchas ocasiones de tipo autoinmune, problemas de piel, alergias, artritis, etc.
La “respuesta biológica” es la forma de responder nuestro organismo ante situaciones, dentro de sus posibilidades, utilizando sus “herramientas”, es decir: el órgano o la parte de nuestro cuerpo que considera mas apropiado
Si nuestro inconsciente considera que no es prudente “avanzar” en una situación de nuestra vida, puede dar como respuesta un dolor físico en una rodilla, para que así no “avancemos”
Si nuestro inconsciente se ve superado por una situación impuesta en nuestra vida, que nos vemos obligados a aceptar, “digerir”, la parte de nuestro cuerpo que activará será esa, el estómago, para que así la podamos “digerir”, originándonos los consiguientes problemas gástricos
Si una madre ve sufrir a su hijo adulto, aunque no esté en edad de amamantarlo, la respuesta biológica será activar a la mama, con el consiguiente riesgo de desarrollar patologías en esa glándula
Si una mujer tiene un conflicto o frustración con su maternidad, puede que su inconsciente la respuesta biológica que ofrezca, sea alterando las paredes de su útero con un mioma
Y así podriamos seguir dando ejemplos. Claro que no todas estas respuestas serán uniformes, cada inconsciente es diferente y puede reaccionar de formas distintas o simplemente no reaccionar. De ahi la importancia de intervenir mediante la Kinesiologia, para poder saber, si una situación o simplemente al nombrar a alguien , genera en esa persona un reflejo, un estres, podemos de esta manera averiguar que tipo de “respuesta biológica” da y en donde se somatiza.

“la enfermedad es la respuesta física exacta a una situación estresante, a un conflicto que ha sido vivido en soledad y que es emocionalmente desestabilizante y no tiene salida positiva posible o al menos la persona no lo ve. Es como si la persona hubiera vivido un instante de desconexión de sus propias emociones, un instante de congelamiento que queda anclado en su ser”.
Christian Fleche

Pero también la “respuesta biologica” estará modulada por la influencia, de un inconsciente que hemos heredado de nuestros antepasados: “inconsciente genómico”.
La forma de responder ante ciertas situaciones puede ser la misma que anteriormente daba alguien en nuestro arbol genealogico, pero eso se puede modificar, se puede “desprogramar” y eso se puede hacer mediante los Chakras y los adhesivos de Marmaterapia.
Porque hay dos tipos de control de mis acciones, uno consciente y otro inconsciente.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*