Pide cita llamando al 659 047 708
Síguenos en Facebook

INICIACIÓN DE FUEGO SAGRADO

INICIACIÓN DE FUEGO SAGRADO

El movimiento expansivo de la Semilla de Dios genera una elevación de la frecuencia de todos los campos energéticos del iniciado, permitiendo así una rápida limpieza de toda la energía de sus sistemas y, a su vez, proporcionándole una agradable sensación de ligereza y bienestar.

La evolución y expansión de conciencia que se produce en el iniciado en ese momento es, por tanto, consecuencia de elevar su frecuencia vibratoria el tiempo suficiente para mantener un mayor caudal de luz. Y si ese caudal se sostiene a través de todo el sistema energético durante ese tiempo es para que la persona haga un salto cuántico.

Entendemos por salto cuántico el cambio de frecuencia vibratoria que se produce en todo el sistema energético de la persona cuando una alta vibración entra y se mantiene durante un tiempo determinado, tiempo necesario y distinto en cada persona según su frecuencia de origen para proyectarse en un cambio total a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

La Semilla de Dios es una llave para la evolución de cada ser aplicada desde el Amor y recibida con Amor y Fe. Como ya hemos hecho referencia anteriormente y a modo de recordatorio, ésta obra grandes cambios en las frecuencias vibratorias del sistema energético del iniciado puesto que hay un contacto directo y fluido con una frecuencia superior que se mantiene el tiempo suficiente para que la persona pueda nutrir y llenar de luz divina todas sus áreas llenas de oscuridad.

Una vez se produce este cambio, las frecuencias de luz y amor invaden amorosamente la totalidad de la persona. El iniciado siente expansión, amor, liberación, luz y claridad. Es un momento clave en que comienza a ocurrir un enlace de sincronicidades para que su vida aquí en la tierra cumpla su plan divino y todo cobre un gran sentido. Pues, aquellos que reciben la semilla de Dios acaban entendiendo y comprendiendo que son dioses y que se puede y se debe vivir como tales, es decir, trayendo el cielo a la tierra que no es otra cosa que aprender a vivir desde una nueva conciencia de unidad y hermandad en donde sea fácil poder experimentar el amor incondicional desde un estado de conciencia despierta, dejando atrás el pasado, el dolor, la lamentación y las miserias humanas. Porque…ya es suficiente, ya se ha aprendido lo que era necesario a través del dolor y del sufrimiento. Ahora es tiempo de vivir amando y bendiciendo. El Amor Consciente es el que cura y disuelve todos los obstáculos físicos, emocionales y materiales.

A través del Fuego Sagrado o Semilla de Dios, el iniciado se vuelve testigo de una vida que florece, de un despertar minuto a minuto, de una completa expansión de sus sentidos, experimentando una realidad presente que da como resultado el aumento de capacidades tales como la intuición, la telepatía, el estado de presencia, una mayor sensibilidad y un mayor control en las emociones personales. Como consecuencia, la persona sale del estado de victimismo, de letargo, de indiferencia y comienza sin ninguna duda y total fe a manifestarse como un hombre o mujer con el poder de crear todo lo hermoso y bello. Así mismo, hay un incremento en la facilidad para disolver cualquier obstáculo y para entrar en un fluir de conciencia en el que es un placer vivir llenos de esperanza, orden, disciplina, salud, ilusión y grandes dosis de amor y sabiduría.

Todo ello vertido en un día a día con “sentido y propósito.

En definitiva, la Iniciación de Fuego Sagrado o Semilla de Dios es una innovadora herramienta de sanación con la que la persona realiza un cambio en el transcurso de muy pocos días, descubriendo su propio poder interior que no es otro que el poder de la luz del alma. Es volver a rescatar la conciencia de un ser divino en un cuerpo físico viviendo una experiencia humana.

Esta nueva iniciación es para todas aquellas personas que lo deseen y vibren con esta información

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*